Suministros Domésticos

 

 

Con la empresa distribuidora.

El consumidor tiene derecho a elegir y cambiar la potencia (aumentar o reducir) que se desee contratar entre las resultantes de aplicar las intensidades normalizadas para los aparatos de control de potencia que se van a emplear.

Las empresas distribuidoras estarán obligadas a atender las peticiones de modificación de la potencia contratada. Al consumidor que haya cambiado voluntariamente de potencia contratada podrá negársele pasar a otra mientras no hayan transcurrido, como mínimo, doce meses, excepto si se produce algún cambio en la estructura de tarifaria que le afecte.

La distribuidora tiene la obligación de bajar la potencia solicitada en un plazo de 5 días. Si no se tramita la solicitud, debe compensarse al consumidor con 30 €.

Véase las potencias normalizadas.

 

Nivel Anterior               Ir Arriba