Suministros Domésticos

 

 

El consumidor tiene derecho a elegir y cambiar la potencia que se desee contratar entre las resultantes de aplicar las intensidades normalizadas para los aparatos de control de potencia que se van a emplear. Además, el consumidor tiene que tener instalado, en el punto de suministro, el correspondiente elemento de control de potencia.

Con relación a la potencia y tensión del suministro, la Ley dispone que la elección de la tensión, el punto de entrega y las características del suministro serán acordados entre la empresa distribuidora y el solicitante teniendo en cuenta un desarrollo racional y óptimo de la red, con el menor coste y garantizando la calidad del suministro. En caso de discrepancia resolverá el órgano competente de la Administración.

Tendrán la consideración de suministros en baja tensión aquellos que se realicen a una tensión inferior igual a 1 kV, considerándose como suministros en alta tensión aquellos que se realicen a una tensión superior a 1 kV, sin que exista límite de potencia.

Por tanto, si la compañía le obliga a contratar una potencia superior a la que Ud. cree necesaria, exija una explicación detallada (atendiendo a los electrodomésticos del hogar o a la zona donde se encuentre la vivienda y en función de las potencias normalizadas). La potencia obligada por la compañía puede estar justificada, pero si la misma no le convence, reclame por escrito Carta reclamación extrajudicial genérica.

Nivel Anterior               Ir Arriba