Suministros Domésticos

 

 

El suministro eléctrico puede realizarse de dos formas, mediante contratos acogidos al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) de suministro a tarifa o mediante la libre contratación de la energía y el correspondiente contrato de acceso a las redes.

De acuerdo con la Ley, la facturación por la comercializadora a los consumidores acogidos al PVPC se efectúa con base en lecturas reales que deben realizarse con una periodicidad bimestral, salvo que se cuente con equipos de medida con capacidad para telemedida y telegestión, integrados en los correspondientes sistemas, en cuyo caso la lectura se realizará con una periodicidad para su facturación mensual al consumidor. Leer más.

En ocasiones no puede efectuarse la lectura; en estos casos la comercializadora puede facturar en base a un consumo estimado, pero deben realizar una regularización anual en base a lecturas reales, salvo que el consumidor no facilite las lecturas, en cuyo caso la regularización anual también se hará en base a estimaciones.

De acuerdo con la Ley, en los contratos acogidos al mercado libre la facturación del acceso a las redes se efectuará por el encargado de lectura, según lo establecido en la normativa; la comercializadora que ha contratado en nombre del consumidor el acceso a redes realizará al consumidor la facturación por el acceso a redes en la misma factura que el suministro realizado. En estos casos la factura ha de desglosar los conceptos de peajes y en su caso, el alquiler de equipos de medida. Esta facturación también debe basarse en lecturas reales, con una periodicidad máxima bimestral. Si los suministros cuentan con equipos de medida con capacidad para telemedida y telegestión, y efectivamente integrados en los correspondientes sistemas, la lectura se realizará con una periodicidad mensual. Cuando el encargado de lectura no pueda acceder al equipo de medida, se estimará el consumo, de idéntica forma que en los contratos acogidos al PVPC. En estos contratos, no obstante, el consumidor y la comercializadora pueden llegar a cualquier otro tipo de acuerdo relativo a las condiciones de facturación, siempre y cuando ambas partes lo decidan libremente y quede recogido en el contrato de suministro.

Por tanto, si el consumidor detecta un error en la lectura, lo primero que debe hacer es comprobar si los datos de consumo de la factura coinciden con los datos de su contador, y comprobar, asimismo, si la factura se basa en una lectura real por parte de la compañía o si se ha producido una estimación del consumo y comprobar. 

Si existen errores en la factura respecto al consumo efectuado, por no haber revisado el contador o por haber efectuado una lectura errónea, debe reclamar a la compañía comercializadora, solicitando que lleven a cabo una nueva lectura y, en su caso, pude solicitar que se verifique el correcto funcionamiento del equipo de lectura ante el órgano de la Administración competente de la Comunidad Autónoma donde radica la instalación. Se aconseja siempre intentar un primer arreglo verbal, contactando con el servicio de atención al cliente, pero si el tema no se soluciona y van transcurriendo los días se aconseja efectuar carta reclamación extrajudicial genérica contra la compañía.

Para conocer más sobre otras posibles vías de reclamación acceda al apartado 4.1.2.1.

Nivel Anterior               Ir Arriba